Cuban Art Cuban Art
 
Search:   
 
Miguel Florido
La Revista del Diario Las Americas August 15, 2003
Ineludible
Jesús Hernández

Ineludible

Como una fuerte conmoción que surge "adentro", el artista crea la composición sujeto al estado anímico. De hecho, ese estado anímico es fruto de las experiencias particulares e inclusive el entorno, como factores imperantes a los que él no puede renunciar.

Sea explícito o disimulado, a veces controlado por factores diversos, persiste la idea central de transmitir la sensación por necesidad, inclinando el efecto de la imagen en favor de la expresión del contenido.

Sobre esas líneas, y teniendo en cuenta el impacto emocional de una pieza con esas características expresionistas, el artista logra plantear su ineludible discurso.

Ese es el caso de Miguel Florido, un joven pintor cubano de 23 años y residente en Cuba, que con la lectura y la observación como únicos estudios académicos tiene la facultad de la comunicación.

Titulada "Sueños y esperanzas", la galería Cernuda exhibe la serie de más de veinte piezas del artista que muestra el sentido de "siempre la espera" con un denominador común que denota soledad a primera vista.

La obra de Miguel está basada en diferentes líneas pictóricas. Hay un impresionante vigor expresivo en sus cuadros que nos remonta en algunos casos a las vertientes del hiperrealismo, el paisajismo, los clásicos bodegones de antaño e inclusive el realismo mágico cuando plantea un paisaje rural y limpio a través de una abertura, cuya delineación parece ser la figura deformada de la Isla, en una sábana tendida al sol.

Analizar los factores que inciden en el mensaje sin una conversación previa con el joven pintor produciría un comentario tan inoportuno como infundado. De hecho, esa ha sido la eterna fricción entre el artista y el analista como inquisidor. Pero interpretar su obra, tomando el espacio de espectador, es cuestión particular y válida por igual. No es sólo la capacidad del artista en "transmitir" lo que intenta exponer, es también la capacidad del que observa de descifrar o identificarse con un signo u otro.

En el caso particular de la pieza "Yo siempre enamorado de ti", Miguel "juega" con la imagen de algún ser querido y la sitúa delante de una rama de árbol seca que descansa sobre una mesa recostada a un fondo de papel maltratado y extendiendo las arrugas de éste sobre cada uno de los elementos de la pieza. Ante una imagen como esta, el espectador se puede sentir grande o pequeño por igual, dependiendo de cuánto puede aportar a una lista infinita de interpretaciones.

Miguel no sólo desenvuelve la idea para plantear una imagen, sino que además de dar un título sin esconder las sensaciones, escribe un texto y lo incorpora a la imagen.

Con "Cada noche reaparece", también óleo sobre tela, el espectador hace un esfuerzo menor al interpretar. La presencia de un objeto único, un trozo de melón reposando sobre un pañuelo, y éste sobre un pedazo de papel también maltratado, donde las interpretaciones giran alrededor del común denominador: soledad. Un factor que se repite con las piezas "Mi media mitad", "Sueño o esperanza", "La delgadez de mi silencio", "Sólo tú", "Sin ti me siento tan solo", "La última alegría", y así sucesivamente.

No son los atributos técnicos los que mejor definen la obra de Miguel, sino la manera útil de como él conjuga la habilidad pictórica adquirida, con sus dones de comunicador para concebir una impactante imagen. Y en ese impacto es donde recae su mayor logro.


Apunte: Miguel Florido, Galería Cernuda, 3155 Ponce de León, Coral Gables, teléfono 305 461 1050
 
 
 
Copyright 2002-2013, Cernuda Arte. All Rights Reserved - Web Site Developed by Systeam